Bernardo Lorenzo y Xabier Ormaetxea se han incorporado como nuevos consejeros de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y, además, han entrado a formar parte de la Sala de Supervisión Regulatoria del organismo.

La Sala de Supervisión Regulatoria de la CNMC se encarga de garantizar la competencia en sectores como las comunicaciones electrónicas y la comunicación audiovisual, los mercados de la electricidad y de gas natural, el sector postal, las tarifas aeroportuarias y determinados aspectos del sector ferroviario.

Bernardo Lorenzo, nacido en la localidad granadina de Dúrcal en 1953, es ingeniero superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y funcionario del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración General del Estado.

Lorenzo ha sido presidente de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, Secretario de Estado y Director General de Telecomunicaciones, entre otros cargos.

Xabier Ormaetxea CNMC

La defensa en los tribunales de los dos ex consejeros la ha llevado a cabo el propio Ormaetxea.

Xabier Ormaetxea, por su parte, nació en Bilbao en 1961. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto y máster en Historia por la Universidad del País Vasco.

Ormaetxea ha sido miembro del Parlamento Vasco, consejero de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y director de diferentes sociedades públicas.

El Gobierno obligado a su readmisión

Bernardo Lorenzo y Xabier Ormaetxea, ex-consejeros de la desaparecida Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, han sido readmitidos, como consecuencia de la sentencia del Tribunal Supremo, que declaró nulos sus ceses y obligaba al Estado a reponerlos en sus puestos en el organismo equivalente, en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La sentencia también obligó al Estado a pagar los salarios con los intereses desde la fecha del cese, en octubre de 2013, tanto del ex presidente de la CMT y también consejero Lorenzo, como del consejero Ormaetxea, que podría superar los 750.000 euros.