La Unión Internacional del Transporte, IRU, ha advertido de que la Comisión Europea se equivoca en su propuesta para modernizar la Directiva para el transporte combinado, al plantear la necesidad de una mejora global centrada en sacar vehículos de las carreteras y transferir las cargas a otros modos de transporte.

La revisión de la normativa forma parte del conjunto de medidas incluidas en el Paquete de Movilidad de la Comisión Europea. Desde la IRU, señalan que la propuesta debe focalizarse en la mejora de la eficiencia y la capacidad del transporte de carga multimodal europeo, ya que las políticas que intentan forzar un cambio modal no han funcionado en los últimos 25 años.

Aunque la Comisión ha logrado identificar varios errores a subsanar en la Directiva, como la definición poco clara de este segmento o los desafíos que suponen las restricciones de acceso al mercado del transporte por carretera en la Unión Europea, desde la IRU aseguran que no se ha avanzado lo suficiente para conseguir una competitividad más justa y una mayor eficiencia.

Del mismo modo, se muestran sorprendidos por la medida discriminatoria que supone considerar parte del transporte combinado a algunos modos de carga no terrestres y subrayan que la propuesta puede aumentar la distorsión de la competencia en el sector del transporte de carga de la UE.

Vehículos euromodulares

Para ellos, lo mejor sería incentivar el uso de vehículos euromodulares en el transporte combinado para reducir el número de camiones necesarios, junto a otros modos de transporte cuya capacidad continúa aumentando.

Asimismo, en la Unión Internacional del Transporte aseguran que la Comisión ha perdido una oportunidad para poder reunir las diferentes normativas nacionales del transporte combinado, especialmente en términos de incentivos, y aclarar la definición y alcance de este tipo de operaciones. Por ello, confían en que el Parlamento Europeo y el Consejo puedan ahora mejorar la propuesta.