Los drones, que suponen un gran avance para el futuro de la clasificación de buques por su nivel de detalle y seguridad, ya están listos para ser utilizados en los reconocimientos periódicos. Así lo ha confirmado Bureau Veritas, que acaba de completar el reconocimiento intermedio de un granelero utilizando estos dispositivos para la inspección de dos bodegas de carga y la medición de espesores asociada.

Este reconocimiento cumple con todos los requisitos del código ESP de la Organización Marítima Internacional para inspecciones de graneleros y petroleros, y ha contado con la autorización preceptiva del Estado de la bandera del buque.

El especialista ha realizado todas las verificaciones necesarias en esta inspección pionera, que servirá como modelo en la implementación de las técnicas de inspección más avanzadas. De hecho, ya desde 2019, su reglamento recoge las técnicas de inspección remota RIT y UTM.

Los beneficios más inmediatos de los drones para la inspección son la optimización del tiempo y los costes, así como la reducción del periodo de inmovilización del buque. A esto se añade la mejora de la seguridad del personal y de los clientes, evitando los trabajos en altura o la entrada en espacios confinados. También permiten aumentar la calidad de la inspección y facilitan la trazabilidad en la evaluación del estado de la estructura.