La organización actuaba en áreas de servicio de Zaragoza, Lérida y Huesca.

La organización actuaba en áreas de servicio de Zaragoza, Lérida y Huesca.

La Guardia Civil ha desarticulado una banda, compuesta por once personas detenidas y otra más investigada, dedicada al robo en semirremolques mientras transitaban por la A-2 y la AP-2 en las provincias de Huesca, Zaragoza y Lérida, aprovechando sus paradas en diferentes áreas de servicio.

Esta organización habría cometido 37 robos de mercancías en el interior de camiones de gran tonelaje, rajando las lonas de los semis, de ahí el nombre de loneros, o forzando sus cierres para traspasar la mercancía a furgones robados y llevarla a una nave de un polígono industrial de la localidad barcelonesa de Rubí, para su posterior venta.

Para cometer los robos utilizaban turismos de su propiedad y para cargar la mercancía sustraían furgones comerciales a los que cambiaban las matrículas por otras de un vehículo similar en un taller propio, para evitar ser detectados y pasar desapercibidos en los distintos controles de peaje de las autopistas.

Los detenidos salían desde Barcelona por la A-2 y la AP-2 a través del peaje de Martorell en un turismo y el camión-furgón. Una vez localizados los camiones estacionados en áreas de servicio, áreas de descanso, gasolineras y polígonos próximos a las citadas carreteras, rajaban las lonas o apertura de los remolques para comprobar la carga que transportaban y efectuaban el robo con rapidez, trasvasando la mercancía al furgón o al turismo.

Los supuestos autores de los hechos son once varones de entre 20 y 42 años, vecinos de las localidades de Barcelona, Tarrasa y Santa Coloma de Gramanet. Se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza en las cosas y falsificación documental.

Las diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número uno de Fraga (Huesca) y los detenidos han sido entregados en los Juzgados de Barcelona, Terrasa, Santa Coloma de Gramanet y Badalona. Se ha decretado prisión para cuatro de ellos y el resto han sido puestos en libertad con cargos.