Capsa Food ha conseguido aumentar la ocupación de sus medios de transporte en un 3,2%, merced a convenios con clientes para adaptar los pedidos a las capacidades medias de los camiones, a los aprovisionamientos CRP coordinados desde el fabricante y a la incorporación de proveedores con camiones aligerados e introducción de un nuevo sistema de gestión de transporte.

Para gestionar el transporte de sus productos, Capsa Food implementó el software de gestión de transporte (TMS por sus siglas de inglés) de Generix en 2013 y, dos años después, en 2015, puso en marcha Geomer (Gestión y Optimización de Flujos de Mercancías, S.L.), una empresa propia creada para optimizar su gestión logística.

La empresa ha utilizado sus actividades en la zona de Asturias como banco de pruebas para implantar su sistema de gestión de transporte en otras zonas del país, como las áreas urbanas de Barcelona y Madrid, a las que se extenderá próximamente.

Esta implantación se realizará en dos fases. La primera de ellas se centrará en la gestión del transporte para, más adelante, en una segunda fase, impulsar la optimización de las propias rutas.

El proyecto incluye la creación de un portal digital para la contratación de una parte del transporte mediante subasta inversa, con la que Capsa busca contratar viajes a precios ventajosos y seleccionar a los transportistas adecuados, ya sean sus proveedores habituales u otros nuevos.

Para Capsa Food el transporte es un elemento clave dentro de su actividad, tanto desde un punto de vista de responsabilidad social corporativa, como para mejorar sus costes operativos y aportar seguridad en el transporte primario y la distribución de productos alimentarios.