puerto cartagena darsena escombreras

Los datos referentes al primer semestre del año señalan que el puerto de Cartagena se posiciona como la principal entrada de petróleo del sistema portuario y todo indica que va a continuar siéndolo. La Comisión Informativa de Urbanismo del Ayuntamiento de Cartagena ha dado luz verde a la aprobación definitiva del proyecto de modificación de la Dársena de Escombreras para albergar la terminal portuaria de la nueva factoría de lubricantes de Repsol y SKL. 

La petición había sido promovida por la Autoridad Portuaria de Cartagena y contempla la modificación del Plan Especial Número 3 de la Dársena de Escombreras en relación con cambios en un viario y una parcela que albergarán la mencionada terminal portuaria.

A principios de mes, el ayuntamiento cartagenero concedió también a la empresa coreana SKL las licencias de obra y actividad para iniciar la construcción de la planta de lubricantes de nueva generación en el Valle de Escombreras.

El proyecto, que entrará en funcionamiento a mediados de 2014, supone la mayor inversión de una empresa coreana en España a través de la sociedad SKSOL, participada en un 30% por Repsol y en un 70% por SKL.

La planta tendrá una superficie de unos 35.000 m² en el Valle de Escombreras que se complementarán con una superficie similar en el puerto de Cartagena, donde la empresa llevará a cabo las labores de instalación de productos finales y de carga y descarga de material.

Estas características le darán una capacidad de producción de más de 600.000 tn, lo que la convierte en la primera planta de lubricantes de grupo 3 de España y la segunda de Europa, y será la encargada de cubrir un 50% de la demanda europea de este producto, con unos ingresos anuales estimados en unos 515 millones de euros.