La cooperativa asturiana de transporte Casintra tendrá operativa en marzo una nueva base en Barcelona.

Estas nuevas instalaciones le permitirán mejorar los flujos de transporte internacional que mantiene la empresa transportista radicada en Siero, especialmente con el sur de Francia y el norte de Italia, así como potenciar su presencia en el mercado catalán, como puente para otras zonas de la cuenca mediterránea.

La base ocupará una superficie construida de 13.000 m² y dispondrá de capacidad para almacenar hasta 10.000 palets, lo que permitirá ampliar los volúmenes de su actual delegación del municipio barcelonés de Santa Perpetua de Mogoda.

Además de estas instalaciones catalanas y de su sede central de Siero, la empresa de transporte asturiana también cuenta con instalaciones en Madrid y Bilbao.

Casintra se funda a principios de los años ’70 como una asociación de pequeños autónomos que, de este modo, aspiran conseguir economías de escala para poder competir con actores más grandes.

Con esta iniciativa, se crea una cooperativa en agosto de 1971 y, posteriormente, ya en los años 90 del siglo pasado, cuando se pone en marcha Casitran, compañía íntegramente participada por Casintra, que paulatinamente ha pasado de estar muy vinculada a grandes clientes asturianos a vivir un proceso de expansión y diversificación que se refleja en una flota heterogénea compuesta por 350 vehículos.