La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ha denunciado la externalización de la actividad logística del centro de MRW de Coslada, en Madrid, según lo anunciado por el operador el 15 de julio. De esta manera, la empresa dejará de realizar las operativas logísticas que hasta ahora cubría con medios y personal propios, de las que se hará cargo el GrupoUno CTC.

La compañía ha comunicado que subrogará a los 90 empleados afectados, tal y como obliga el Estatuto de los Trabajadores en los casos de sucesión de empresa. Por su parte, el sindicato afirma que se trata de un nuevo caso de «dumping social«, con precios por debajo del mercado «a costa de rebajas salariales«.

La maniobra, según indican, se ha producido ante el temor del operador a tener que asumir los salarios que fija el nuevo ‘Convenio de la Logística y la Paquetería en Madrid’, muy superiores a los establecidos en el convenio de mensajería, que hasta ahora aplicaba la compañía «de forma no ajustada a la realidad«.

El sindicato asegura, además, que la empresa que realizará los servicios cuenta con un convenio propio y abona sueldos iguales o levemente superiores al salario mínimo interprofesional. Así, explican que un mozo sin antigüedad en el convenio de logística tiene un salario bruto anual de más de 19.000 euros, mientras en el convenio de GrupoUno CTC, ganaría 9.218,40 euros.

El comité de empresa del centro de MRW en Coslada ha intentado negociar durante el último año la aplicación del nuevo convenio, ofreciendo incluso una aplicación gradual, pero tal y como explican, no ha sido posible «ante la actitud de la empresa«.