El pasado 22 de diciembre, el sindicato CCOO presentó ante la Audiencia Nacional una demanda contra la ultraactividad del convenio colectivo de Correos y cuyo juicio está fijado el próximo 3 de marzo. Desde la organización, justifican esta decisión en la «ilegalidad» de la decisión tomada por Correos de prologar un convenio «en el que hay una cláusula, propuesta y negociada en su día por CCOO, que lo impide».

Además, el 30 de diciembre, el sindicato recibió una comunicación de RRHH del grupo postal informando de la prórroga de la vigencia del convenio. Anteriormente, la duración se había fijado, en mesa negociadora, hasta el 27 de diciembre; sin embargo, la empresa ha decidido prolongar su vigencia hasta el 31 de marzo de 2015.

Durante el mes de noviembre los sindicatos presentes en el comité de empresa realizaron movilizaciones y una huelga general en Correos para mostrar su oposición a los nuevos recortes planteados en la empresa pública y para pedir el reinicio de las negociaciones del convenio y el acuerdo.

Así, tras este periodo, Correos y los sindicatos volvieron a comenzar un periodo de negociaciones que llevaron a desconvocar las dos jornadas de huelga previstas para los días 22 y 23 de diciembre, a fin de «dar un margen» a la negociación.

Sin embargo, el martes 30 de diciembre, el sindicato CCOO advirtió de que 2015 empezará en Correos con “tensión movilizadora” pendiente de los movimientos y propuestas sobre el nuevo convenio colectivo que realizasen tanto la empresa como la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, SEPI, en la primera quincena de enero.

Este sindicato, mantiene que, frente a las intenciones de la empresa de «cargarse de un plumazo» el convenio colectivo y el acuerdo, «encontrará nuestra vocación de luchar» y que es la empresa «la que tiene la pelota en su tejado y la que tiene que dar señales para alcanzar un acuerdo».