Jose Maria Quijano, director gerente de Relaciones UE y Normativa de la CETM

José María Quijano, director gerente de Relaciones UE y Normativa de la CETM

Hay que racionalizar el marco fiscal estatal, autonómico y europeo para el sector transporte con un análisis económico serio y riguroso de las medidas a adoptar, porque la carretera no es una mochila que lo aguanta todo, como algunos pueden creer”. Es la opinión que José María Quijano, director gerente de Relaciones UE y Normativa de la CETM, ha expresado durante su participación en el Congreso que la Confederación Nacional de Transporte de Mercancías por Carretera está celebrando en Logroño.

Según los datos aportados, la persistente crisis y la presión fiscal que padece el sector, ha provocado que entre 2008 y septiembre de 2013 hayan desaparecido 22.382 empresas de transporte y más de 69.000 autorizaciones.

En su opinión, el sector de transporte por carretera español cada vez es menos competitivo porque España se ha situado entre los países de la UE con mayor presión fiscal, tanto en IRPF, como en Impuesto de Sociedades e IVA.

Mayor presión fiscal no implica recaudar más

Sin embargo, Quijano ha detallado que España solo ingresa por tributación empresarial el 31,9% del PIB frente a la media europea del 38% del resto de países de la UE. Esto, en su opinión, «significa que tener tributos altos no significa necesariamente recaudar más«. En su opinión, “los impuestos no pueden ser un peso muerto para las empresas”.

El hecho de que España sea el tercer país de la Unión con el IRPF más alto implica una reducción de consumo de sus habitantes que paralelamente “supone una menor demanda de transporte”. Asimismo, España cuenta con unos de los Impuestos de Sociedades más altos de la UE –cuarta posición-, por lo que su bajada “sería un incentivo para la inversión de las empresas, tanto nacionales como extranjeras, en nuestro país”.

El IVA provoca problemas de tesorería

Respecto al IVA, “aunque es un impuesto plano para nosotros, supone un grave problema de tesorería en las empresas porque implica pagar un impuesto antes de que lo cobremos”, ha considerado.

En su presentación, el responsable de CETM ha señalado que en un vehículo articulado con unos costes directos totales de 132.680 euros anuales, las cargas fiscales de España representan el 15% (19.596 euros), mientras que la carga de costes sociales supone el 6% (8.076 euros). “Es decir solo en presión fiscal los costes directos para el transportista representan el 21%”.

En cuanto al céntimo sanitario, ha expresado la opinión mantenida por CETM y que es su “eliminación total” o al menos su armonización entre todas las comunidades autónomas para garantizar la libertad de mercado en nuestro país.

Por último, Quijano ha vuelto a recalcar que la directiva europea de la euroviñeta no es de obligada aplicación en los países de la unión, “sino que solo es una recomendación de cómo se debe aplicar si un país en cuestión la quiere imponer”.

En cualquier caso, ha pedido que si finalmente en la UE se decide por implantar la euroviñeta de forma general se “armonice entre todos los países porque la situación actual es “un lío para las empresas transportistas”.

Finalmente, ha alertado que la próxima implantación del céntimo verde en abril de 2013 en Francia, supondrá un coste de aproximadamente 12 euros por km y multas de hasta 750 euros si no se dispone del sistema para pagar el peaje”.