El lanzamiento del Plan Renove esta misma semana ha dejado al descubierto el hecho de que las empresas de transporte de mercancías por carretera no pueden utilizarlas para la renovación de flotas.

Según revela CETM, a pesar de que mediante estas ayudas se subvenciona la adquisición de vehículos destinados al transporte de mercancías tanto de menos de 3,5 toneladas, de unidades de entre 3,5 y 12 toneladas, así como de más de 12 toneladas de MMA, y de que se dirigen tanto a profesionales autónomos, a personas físicas, como a empresas privadas, las empresas del sector no pueden acceder a este programa.

Esto se debe, explica la patronal, a que esta subvención debe adaptarse a la norma europea que regula las ayudas ‘de mínimis’ y que establece que dichas ayudas no podrán utilizarse para la adquisición de vehículos de transporte de mercancías por carretera de servicio público.

En consecuencia, argumenta CETM, «muchas empresas del sector se han quedado en la estacada, con la renovación de flotas pactadas desde julio y sin las ayudas del Plan Renove con las que contaban para hacer frente a una inversión de tal calibre y en un momento tan difícil como el que estamos viviendo ante la crisis del coronavirus».

Así las cosas, la organización empresarial considera «incoherente e indignante que el Gobierno, la Unión Europea y las principales Administraciones hagan alarde de las ayudas destinadas a la movilidad sostenible y, al mismo tiempo, abandonen a su suerte a las empresas de nuestro sector».

Por ello, CETM «reclama la modificación de los requisitos para acceder al Plan Renove y las ayudas ‘de mínimis'», de tal manera que, como calcula Fenadismer, 102.000 autónomos y empresas que operan en la actualidad en el sector del transporte público de mercancías por carretera no se quedan automáticamente fuera para «las miles de operaciones de compra de camiones y furgonetas que se habían formalizado con el aliciente de que dicha ayuda sería recibida».