Chep  ha llevado a cabo en Europa un proceso de auditoría externa, conocido como “Smeta Audit”que ha confirmado que el operador de palets en régimen de pool realiza sus operaciones de acuerdo con la normativa exigente en materia laboral, medioambiental y de seguridad e higiene.

Smeta es una metodología desarrollada por Sedex, una organización internacional sin ánimo de lucro cuyo objetivo es velar por las buenas prácticas empresariales a lo largo de la cadena de suministro. Sedex está compuesta por cerca de 30.800 miembros pertenecientes a 23 sectores industriales, a lo largo de 150 países. 

Además el modelo de negocio de Chep es respetuoso con el medio ambiente, ya que, toda la madera de palets nuevos y la empleada en procesos de reparación, proviene de bosques sostenibles. Algunos de sus clientes, como es el caso de Nestlé, se benefician de la estricta política de compras.

La empresa ya cuenta con las certificaciones PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certificationy) y FSC (Forest Stewardship Council), dos de las organizaciones para la gestión de los bosques más respetadas.