El gobierno chino ha aprobado la fusión entre dos de los mayores grupos de transporte de China, Cosco y CSCL, según han informado varios medios de comunicación de China.

Según datos de un reciente informe de la consultora Drewry, el operador resultante contaría con una capacidad de alrededor de 1,5 millones de TEUs, con lo que se establecería en cuarta posición del ranking, solo por debajo de las tres navieras cuya cooperación prohibió, precisamente, el gobierno chino.

Para la consultora, la causa de la fusión sería la situación financiera de ambas navieras, que habrían acumulado unas pérdidas de 911 millones de dólares en el último lustro.

Debido a estos planes de fusión, ambas compañías han mantenido suspendida la cotización de sus acciones en el mercado bursátil desde agosto, con el objetivo de preparar la operación.