CMA-CGM ha completado la primera fase de la operación de venta de las acciones que tiene en ocho de sus terminales a Terminal Link, anunciada el pasado mes de diciembre.

La operación, que supone un monto de 825 millones de dólares, el equivalente a unos 743 millones de euros, afecta a las instalaciones de Odessa, en Ucrania, Singaur, Kingston, en Jamaica, Rotterdam, en los Países Bajos, Qingdao, en China, Ho Chi Minh, en Vietnam, Laem Chabang, en Tailandia, y Umm Qasr, en Iraq.

Con el movimiento, la naviera consigue reducir su deuda y aumentar la liquidez en un momento en que la crisis sanitaria global lo hace más necesario, en línea con su plan para obtener liquidez por valor de 2.100 millones de dólares, unos 1.914 millones de euros al cambio.

En igual sentido, el grupo también espera reducir su deuda en 1.300 millones de dólares, equivalentes a 1.185 millones de euros, a finales de la primera mitad del presente ejercicio.

Tras registrar un impacto limitado de la crisis sanitaria en su actividad durante el primer trimestre de 2020, la naviera espera que la situación se refleje en caídas de volúmenes, especialmente en los tráficos de salida hacia Europa y los Estados Unidos.

Terminal Link es una ‘joint venture’ fundada 2013 y que pertenece en un 51% a la propia CMA-CGM y en el otro 49% a CMP.