Los problemas de congestión y la falta de productividad experimentados en los mercados del norte de Europa en los últimos meses han afectado a la fiabilidad del servicio Eurosal de CMA-CGM, que conecta estos países con la costa oeste de Sudamérica y el Caribe.

Desafortunadamente, no se prevé que la situación vaya a mejorar durante el verano, por lo que la naviera ha tomado la determinación de suspender temporalmente la escala en el puerto francés de Le Havre, desde el próximo 6 de julio.

Esta medida, que adopta para poder seguir manteniendo la calidad del servicio, tendrá una duración de tres meses, en los que la rotación será la siguiente: Rotterdam – London Gateway – Hamburgo – Amberes – Caucedo – Cartagena – Manzanillo – Buenaventura – Posorja – Callao – Puerto Angamos – San Antonio – Callao – Posorja – Manzanillo – Cartagena – Caucedo – Rotterdam.

La cobertura para las importaciones y exportaciones desde o hacia Le Havre se mantendrá a través de un servicio de transbordo en Amberes.