Balearia ha iniciado esta semana la adaptación al GNL de su buque Martín i Soler, que será el quinto de la flota que pasa por este proceso. Los trabajos, que se están realizando en los astilleros West Sea de Viana do Castelo, en Portugal, finalizarán en el mes de abril de 2021.

El ferry cuenta con motores MAK 9M43C, que pasarán a ser 9M46DF, como en el caso del Bahama Mama y el Abel Matutes. Además, se instalará un tanque de 360 m³, que le proporcionará una autonomía de unas 1.000 millas náuticas. Se tendrá que colocar por el lateral del buque, por lo que se cortará el metal del casco, se introducirá y se volverá a soldar.

Cuando opere con gas natural, el Martin i Soler dejará de emitir anualmente unas 9.200 toneladas de CO2, algo que equivale a unos 6.000 turismos convencionales o a plantar unos 18.000 árboles.

Aprovechando que el buque se encuentra en el astillero, se realizarán algunos trabajos para convertirlo en un ‘smart ship’, con novedades tecnológicas y digitales dedicadas a mejorar la experiencia del cliente. También se instalarán sensores para la medición en tiempo real del consumo y las emisiones.

Cabe recordar que para Balearia esto forma parte de la primera fase del proyecto de una futura torre de control de la flota, para gestionar de forma más eficiente las operaciones y los buques desde distintas vertientes, como la seguridad, el mantenimiento preventivo de los equipos y la eficiencia comercial.

Su plan pasa por operar con nueve buques a GNL en 2021, tres de ellos de nueva construcción. En todos estos proyectos se invertirán en total 380 millones, aunque parte de las operaciones de adaptación serán cofinanciadas por los fondos CEF.