Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado tienen previsto intensificar los controles sobre todos los vehículos que utilicen la N-121-A entre Pamplona y el barrio irundarra de Behobia durante las próximas tres semanas.

Con estas labores de vigilancia, centradas en el factor humano, se pretende mejorar la prevención de accidentes en esta infraestructura por medio del uso de radar, así como a través del control de los adelantamientos indebidos, las distracciones mediante vehículos no rotulados, el consumo de alcohol y drogas , además del respeto de la señalización expresa en cada tramo de la vía.

Por lo que respecta al transporte de mercancías, también está previsto la realización de parte de pesajes a vehículos pesados, además del control ordinario de la documentación obligatoria que deben portar vehículos y conductores.

Este servicio se concentrará en los tramos con mayor número de siniestros, como son el que va de Burutáin a Belate, así como en las proximidades del municipio navarro de Vera de Bidasoa.

Las patrullas planificarán una vigilancia a tres turnos y por días, en función de criterios operativos y de reparto de la vía, con el fin de asegurar la presencia permanente de agentes especializados en la N-121-A durante la campaña.