El juicio que había de celebrarse por la demanda interpuesta por Comisiones Obreras contra el expediente de regulación de empleo planteado por Luís Simões para sus instalaciones de la localidad barcelonesa de Martorelles se ha retrasado.

La medida se debe a que algunos de los magistrados que habían de participar en el proceso presentan síntomas por el Covid-19, por lo que se ha fijado una nueva fecha para la vista que tendrá lugar, si nada se tuerce antes, el próximo jueves, 29 de octubre.

Pese a ello, el sindicato ha convocado una concentración este mismo mes ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalauña en apoyo a los 19 conductores despedidos por Luís Simões, en el contrato de suministro de la planta de Coca-Cola en Martorelles, y que han sido sustituidos, según la central sindical, por personal autónomo.

Comisiones Obreras estima que «la decisión de la compañía de aprovechar la bajada de la actividad debido al coronavirus para destruir puestos de trabajo tiene una clara voluntad de precarizar, aún más, las condiciones de trabajo de este colectivo de trabajadores de logística, el cual se encuentra fuertemente presionado por la masiva oferta de conductores externos que existe en el mercado».

El expediente de regulación de empleo se inició pocos días antes de la convocatoria del estado de alarma y ha implicado, según describe Comisiones Obreras, que «la empresa continúe trabajando a pleno rendimiento, pero con trabajadores autónomos».