Si bien es cierto que un almacén puede ser un lugar peligroso, existen sistemas de asistencia eficaces que ayudan a prevenir los accidentes.

Los peligros pueden surgir por una mala conducta, ya sea intencional o negligente. Por ejemplo, cuando se utilizan vehículos por personas que no tienen permiso de conducir o con una capacidad de conducción reducida, o cuando se utilizan vehículos averiados o inadecuados para la tarea.

El Easy Control de Still es una función de verificación previa que los conductores deben utilizar al inicio de cada turno, o en intervalos definidos por el usuario, para confirmar la operatividad del vehículo antes de tomar el control.

Por su parte, su sistema de control de acceso FleetManager ofrece un conjunto completo de informes y aplicaciones telemáticas para monitorizar a carretillas y conductores. Igualmente, los sensores de aceleración registran el estilo de conducción y, si es necesario, toman el control del vehículo.

Una vez comienza a moverse por el almacén, la carretilla sufre el riesgo de colisionar con personas o vehículos. Para evitarlo, una solución es la luz de zona de advertencia, un equipamiento opcional que proyecta tiras luminosas a unos cinco metros por delante y por detrás del vehículo.

El fabricante también ofrece sistemas de seguridad basados en ondas de radio, para establecer una comunicación bidireccional entre vehículos, peatones y equipos estacionados, incluso sin contacto visual. Con su ayuda, el control del vehículo puede realizarse automáticamente en zonas de peligro.

Evitar los vuelcos

Respecto a los posibles vuelcos, que se producen por una velocidad excesiva en las curvas, Still cuenta con una función de asistencia para la limitación de velocidad según el ángulo de dirección.

En cuanto a los accidentes por vuelco que ocurren cuando hay demasiada carga en la parte delantera de las horquillas, se ha desarrollado el sistema de asistencia Dynamic Load Control, que limita la altura de elevación en relación con el peso de la carga.

Otro sistema innovador es el Active Load Stabilization, ALS, un sistema de compensación automática que detiene las vibraciones del mástil a grandes alturas, y reduce el tiempo de espera en las estanterías hasta en un 80%.