A pesar de que en muchos países ya ha comenzado el proceso de desescalada tras la crisis sanitaria, la incertidumbre sigue presente en el sector logístico, donde los más optimistas esperan retomar la actividad habitual antes de verano y los pesimistas creen que todo el año se sufrirán las consecuencias del Covid-19.

Con independencia de la rapidez con la que todo vuelva a la normalidad, desde Mitsubishi explican que el distanciamiento social será fundamental durante mucho tiempo. La mayoría de empresas aplican medidas sencillas, como cinta adhesiva y barreras temporales, pero puede ser un buen momento para invertir en soluciones tecnológicas modernas que también se sigan utilizando después de la crisis.

Por ejemplo, es posible utilizar inteligencia artificial y cámaras para que avisen a los conductores de carretillas elevadoras cuando se acercan demasiado entre sí, o sistemas como el de Zona de Seguridad del propio fabricante, que avisa cuando el conductor acompañante se acerca demasiado al contrapeso.

Inspecciones e inventario

Es importante, además, combinar la inspección periódica del almacén con la evaluación completa de los riesgos de seguridad. Lo más lógico es realizarlas una vez al año, pero si la empresa está sufriendo actualmente una caída de la demanda y la actividad, puede ser un buen momento para ello.

Además, aprovechando que se están adaptando las zonas de trabajo para cumplir con las distancias de seguridad recomendadas, se recomienda revisar las plataformas de carga para evitar caídas, analizar cómo separar los equipos de manipulación de material y realizar un plan de tráfico para las intersecciones.

El último paso es reducir el inventario y liberar recursos financieros, pues cuando la liquidez está en peligro, es aconsejable optimizar los niveles de stock. Los expertos pueden ayudar a reducir el stock obsoleto si configuran un sistema de KPI y análisis para las categorías de inventario.

Este ejercicio ayudará a reducir los costes operativos, eliminar las emergencias en las entregas y mejorar los procesos de su almacén. Al mismo tiempo, ayudará a abordar mejor los sucesos adversos en el futuro.