En la mayoría de los casos, las consecuencias derivadas del robo de cargas, son todavía más graves: entregas no efectuadas que provocan pérdidas de producción y conllevan cancelaciones de pedido, deterioro de la imagen y, en el peor de los casos, insolvencia.

No obstante, las empresas pueden limitar de antemano el riesgo de pérdidas a todos los niveles, por ejemplo, sensibilizando a los trabajadores y elaborando estrategias prácticas, de forma que la seguridad esté presente en todas las decisiones que tomen en el día a día.

Eliminar los puntos débiles

Actualmente, las bandas organizadas, las falsas empresas y trabajadores que se infiltran en la empresa son los posibles delincuentes a los que se enfrentan las empresas de transporte.

Para evitar contratar delincuentes que se infiltran como trabajadores, las empresas han de contratar al personal habiendo examinado las referencias y la documentación y teniendo en cuenta a quién se le concede acceso a la información sensible.

En los casos de robo de cargas, son los propios conductores los que están especialmente expuestos al peligro, siendo en ocasiones víctimas de violentos ataques. Las empresas de transporte pueden valerse de su capacidad técnica y organizativa para apoyar específicamente a los conductores y contrarrestar este tipo de incidentes.

Así por ejemplo, se recomienda incluir paradas y aparcamientos seguros en la planificación de la ruta. Igualmente solo se deben intercambiar los detalles del transporte entre el conductor, su superior y la central.

TimoCom apuesta por la integridad del proveedor

La estabilidad técnica y la facilidad de uso no son ser el único factor de calidad para elegir una bolsa de transporte. Igual de importante debería ser el concepto de seguridad del proveedor.

TimoCom, proveedor de servicios de TI desde hace 14 años, para intentar evitar estas situaciones de robo relacionadas con las plataformas online, ha desarrollado una protección exhaustiva siguiendo diferentes medidas y una red de seguridad de varios niveles, a partir de un nuevo paquete de seguridad.

Los altos estándares técnicos constituyen la base para garantizar rapidez y seguridad en el trabajo en todo momento. Todo usuario recibe, además, acceso mediante una llave de seguridad que no puede ser descodificada.

Sólo se aceptan como clientes a empresas que pueden demostrar un mínimo de seis meses de operatividad en el mercado. Antes de darles de alta en el sistema, el proveedor de la bolsa de cargas examina la documentación empresarial pertinente. Incluso una vez formalizado el contrato, se sigue realizando un control al cliente.

Reglas clave

Con la ayuda de algoritmos, se filtran y clasifican las características de la conducta de uso. Pero las operaciones comerciales del cliente se cierran fuera de la bolsa, sin la participación del proveedor.

Por este motivo es una prioridad para la compañía informar a sus asociados sobre posibles peligros y las bases de una conducta segura.

En colaboración con el corredor de seguros internacional Schunck Group, TimoCom ha elaborado una lista de control para la prevención de robos, con lo que apela de este modo a la diligencia profesional del usuario, no obstante, cada encargo reviste sus peculiaridades, por lo que el cliente debe controlar en cualquier caso siempre a su socio colaborador.