La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia CNMC estima que Repsol incumple la normativa de competencia al haber fijado el precio de venta de sus carburantes a las estaciones de servicio independientes que operan bajo su bandera.

En consecuencia, el organismo regulador le ha impuesto una multa de cinco millones a la petrolera, al entender que esta práctica restringía la competencia entre las estaciones de servicio de su red y entre el resto de estaciones de servicio.

Ya en 2009 y 2013, Repsol, Cepsa y BP fueron sancionadas por incumplir la normativa de competencia en sus contratos con empresarios de estaciones de servicio independientes y se les impuso determinadas obligaciones para corregir dicha situación.

Sin embargo, ahora, Competencia ha comprobado que, durante 2019, seguían subsistiendo en la red de Repsol una gran cantidad de contratos que incumplían las resoluciones de 2009 y de 2013.

Por todo ello, la CNMC considera acreditado que Repsol ha incumplido las citadas resoluciones, en relación con los contratos sujetos a cumplimiento subsistentes, entre el 1 de enero de 2019 y el 22 de octubre de 2019, fecha, cuando la petrolera decidió unilateralmente migrar todos los contratos subsistentes a un modelo alternativo denominado “variable precio de tercer cuartil provincial” e impone una sanción de cinco millones de euros por vulneración de Ley de Defensa de la Competencia.