Un grupo de directivos del transporte frigorífico ha puesto en marcha desde el pasado verano, una empresa dedicada, según reza su objeto social, a la «prestación a sus socios de servicios relacionados con la adquisición de productos y servicios necesarios para la prestación, por ellos mismos, del servicio de transporte de mercancías por carretera».

La entidad lleva el nombre de Coopcom, tiene forma de sociedad limitada con un capital social de 4.500 euros, habiendo establecido su sede social en las oficinas en Madrid de la firma de auditoría Espaudit, ampliamente conocida en el transporte frigorífico español y que cuenta con Juan Oliveros como socio.

Hace poco más de un mes, se distribuyeron los cargos que habían de ocupar en su consejo de administración cada uno de sus nueve consejeros, procedentes de Transportes Caudete, Transportes Mazo, Transdonat, Transportes Corredor, Miguel Ramón Transports Frigorifics, Apellán Logística, A.T. Vega-Halcón y Transportes Antonio Belzunces.

En particular, Pedro Conejero figura como presidente de Coopcom, con José Ramón Mazo como vicepresidente, Carlos Donat como secretario y Pascual Corredor como vicesecretario.

De igual modo, Miguel Ramón aparece junto con los ya citados como consejeros delegados solidarios de la mercantil que, por otro lado, también los tiene a todos ellos como consejeros, junto con Matías Illán, David Albero, Andrés Miguel Belzunces y Andrés Juan Belzunces.