El sector postal vive una crisis que lo está llevando a su práctica desaparición, algo que mueve a los operadores postales abuscar alternativas de negocio que permitan compensar los costes del servicio postal universal.

En este marco, Correos pretende que los carteros rurales utilicen los dispotivos electrónicos con que cuenta el personal de reparto para ofrecer algunos de los servicios que se prestan en las oficinas.

En una fase de inicio, se ha lanzado un proyecto piloto en la provincia de Jaén con un total de 98 carteros rurales.

Así pues, los ciudadanos podrán comprar en su mismo domicilio, aprovechando la visita diaria del cartero, productos postales básicos y enviar mercancía utilizando la tarifa plana estándar de paquetería del operador postal público.

De igual manera, también estará disponible el pago de recibos de servicios como la luz, el gas o el teléfono, con tarjeta bancaria, así como la adquisición de los distintivos medioambientales de la DGT e ingresos en cuentas bancarias’.

El operador postal tiene previsto evaluar la iniciativa, una vez concluya este proyecto piloto, con el fin de identificar los puntos de mejora y se estudiará la incorporación de nuevos servicios de proximidad para los ciudadanos, así como su extensión a otras provincias de España.