Pese a la crisis sanitaria global, las navieras siguen realizando pedidos, especialmente en el ámbito de los graneles energéticos, que parece un sector que ante la inestable situación del mercado internacional mantiene una tendencia alcista en aguas tormentosas.

Así pues, Cosco ha encargado al astillero chino Hudong Zhonghua la construcción de tres nuevos graneleros que se dedicarán al transporte de gas natural licuado.

Los buques, con una capacidad de 274.000 m³ cada uno, irán destinados a una empresa conjuta que tiene la naviera con la petrolera china PetroChina.

En esta ‘joint venture’ Cosco Shanghai tiene un 61% del capital, mientras que otra filial de la naviera china, Oil Shipping, junto con la pública CNPC tienen otro 21%, con lo que el 19% restante queda para Jiafu Shipping, subsidiaria a su vez de PetroChina.

La naviera china espera cerrar este nuevo pedido, que se añadirá a los ya en marcha de otros tres graneleros, de los que uno ya ha sido entregado y el segundo se encuentra en pruebas, antes de fin de año.

Así las cosas, la flota de graneleros para GNL de la naviera china suma un total de 36, de los que una treintena tienen propiedades conjuntas a través de diferentes empresas conjuntas constituidas de diferentes entidades.