La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia estima que, entre enero y octubre de 2020, la demanda del servicio de carga de camiones cisterna para el transporte de GNL ha aumentado un 5,4%, con respecto al mismo período del año anterior, a pesar del contexto generalizado de reducción de la demanda de gas por la pandemia.

En este mismo sentido, el organismo regulador avanza que la demanda de los servicios de carga de camiones cisterna para mover GNL aumentará de forma importante en los próximos años debido al incremento en su uso como combustible para vehículos y buques.

Así mismo, Competencia calcula que en 2019, en España se cargaron en torno a 43.000 camiones cisterna de GNL en las plantas de regasificación, que suministraron el 3,2% de la demanda de gas natural a una multitud de destinos, que los emplearon con diferentes usos.

De igual modo, el interés por la contratación de capacidad de carga de cisternas es muy elevado en algunas plantas de regasificación, especialmente en el caso de las terminales de Bilbao y Barcelona.

De hecho, en determinados periodos, la contratación de capacidad ha tocado máximos y se han registrado primas elevadas en las subastas de asignación de capacidad.

Como consecuencia de las previsiones de aumento de la demanda de GNL suministrado a través de cisternas en los próximos años, Competencia estima, sin embargo, que la evolución no será homogénea en las plantas de regasificación, algo que, en su opinión, provocará saturación de los cargaderos de cisternas en algunas de estas regasificadoras, con la consiguiente dificultad a la hora de atender la demanda prevista en su zona de influencia.

Ante esta situación, el organismo regulador prevé desarrollar nuevos mecanismos para gestionar las congestiones, maximizar el uso de la capacidad existente y evitar su acaparamiento de esta.