Hapag Lloyd ha llevado a cabo recientemente una inyección de capital de 370 millones de euros, prevista antes de cerrar 2014, dentro de la adquisición de Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV).

La naviera chilena entra de este modo en el accionariado de la empresa, en el que aporta un total de 259 millones de euros, con lo que se hace con el 34% de todo el capital de Hapag Lloyd. Los 111 millones restantes han sido aportados por Kühne Maritime, en poder ahora del 20,8% de la compañía.

Por otro lado, cabe destacar que las compañías CSAV, Kühne Maritime y HGV, contando esta última con el 23,2% del capital de la naviera alemana, han acordado poner en común parte de su capital con el objetivo de poseer el 51% de las acciones, lo que les permitirá tomar conjuntamente las decisiones clave en un futuro.

En esta estructura, CSAV poseerá el 50% de participación, mientras HGV y Kühne Maritime tendrán un 25% cada uno.

Cuarta naviera de contenedores

La adquisición del negocio de contenedores de la naviera chilena convierte a Hapag Lloyd en el cuarto operador del mundo en el transporte marítimo de contenedores, tras la danesa Maersk, los suizos de MSC y la naviera francesa CMA CGM.

Tras el nuevo acuerdo, la naviera dispone ahora de una flota de 200 buques, que transportarán un volumen anual de 7,5 millones de TEUs, lo que se traducirá en un volumen de negocio de 9.650 millones de euros.

La integración de los negocios de contenedores de CSAV a Hapag-Lloyd estarán completados a finales del segundo trimestre del 2015.