La ‘Ley Rider’ parece haberse cobrado una pieza importante con el anuncio de Deliveroo de que abandonará el mercado español, a la espera de que tome la decisión última tras un período de análisis de un mes.

La plataforma estima que las dificultades existentes en España hacen imposible su viabilidad, tras no alcanzar los objetivos que se buscaban.

En concreto, Deliveroo afirma que «ha llegado a la conclusión de que alcanzar y mantener una posición de mercado de primer nivel en España requeriría un nivel de inversión muy elevado que podría afectar a la viabilidad económica».

Como consecuencia, tiene la intención de «centrar las inversiones y los recursos en el resto de mercados en los que opera, continuando con el crecimiento de su red de consumidores, de socios de restaurantes y supermercados, así como de riders, y ampliando su cuota de mercado tanto en nuevas ciudades como en ciudades en las que ya desarrolla su actividad».

Así pues, la plataforma asevera que «en caso de que la empresa decida poner fin a sus operaciones tras la conclusión del proceso de consulta, que durará aproximadamente un mes, se asegurará de que los riders y los empleados dispongan de un adecuado paquete de compensación que cumpla con todas las normativas y la legislación local».