Las empresas españolas de transporte estiman que su capacidad de crecimiento está condicionada de manera decisiva en el momento actual por tres factores: la demanda de sus servicios, la evolución del entorno macroeconómico y la fiscalidad que soportan, según refiere el Instituto Nacional de Estadística.

De estos tres factores, las empresas de transporte creen que la demanda de los servicios de transporte es la circunstancia que marca más profundamente su actividad, ya que un 43,5% de las mercantiles del sector encuestadas por el INE lo consideran un elemento fundamental para la evolución de su actividad.

De igual modo, otro 35,6% le otorga ese papel crucial para el futuro a la evolución del entorno macroeconómico, que engloba datos relacionados con el PIB, la inflación o el empleo, entre otros, mientras que un 28,8% cree que la fiscalidad es un factor decisivo para la marcha de las empresas.

Otras circunstancias que también influyen en la evolución de la marcha de las empresas de transporte son, como indica el INE, la regulación económica, que es importante para un 27,61% de las compañías del sector, así como la eficiencia del mercado de trabajo, es decir su dinamismo y eficiencia, a la que un 27,5% de las mercantiles de transporte en España conceden una alta importancia.

Justo por detrás, las empresas españolas de transporte conceden más importancia en su evolución a la adecuación del capital humano a las necesidades empresariales (24,68%) o a las infraestructuras (21,97%) que, por ejemplo, a la morosidad, que es fundamental para un 21,15% de las compañías de transporte del país.

Por lo que respecta a los últimos meses, las compañías españolas de transporte estiman que la demanda ha sido el factor con un impacto más favorable sobre la situación de sus necogios, ya que un 18,3% de los encuestados del sector así lo cree, mientras que, por contra, el factor con impacto más desfavorable ha sido la fiscalidad, con un 23,3% de los encuestados.