En septiembre de 2011, Amazon iniciaba sus actividades en España y desde hace diez años, el comercio electrónico en el país ha vivido una expansión con pocos precedentes.

Desde entonces, la multinacional norteamericana ha protagonizado una expansión de sus actividades que le ha llevado a extender una compleja red logística con la que cubre todo el país.

Según las cifras que ofrece la compañía, desde que Amazon inició su actividad en España, ha invertido más de 6.800 millones de euros en infraestructuras e instalaciones, envíos y transporte, salarios y en otros gastos logísticos.

En este sentido, la red de operaciones de Amazon en España comenzó en 2012 con el centro logístico del municipio madrileño de San Fernando de Henares y desde entonces, la compañía ha abierto centros logísticos en las localidades barcelonesas de El Prat, Martorelles y Castellbisbal, en la población toleadana de Illescas, el municipio sevillano de Dos Hermanas y en Alcalá de Henares.

Así mismo, también tiene previsto abrir este mismo mes dos centros logísticos robotizados en Illescas y la población murciana de Corvera.

De igual modo, el gigante del comercio electrónico también cuenta con tres centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona, para entregas rápidas a través de Amazon Fresh, así como dos centros de distribución, ubicados en Getafe y Barberá del Vallés, junto con diecinueve estaciones logísticas repartidas por todo el país.

Por otra parte, Amazon también impulsa sus centros de desarrollo de software en Madrid y Barcelona, así como sus servicios en la nube, de tal modo que tiene previsto abrir la Región AWS Europa (España) a mediados de 2022, antes de lo previsto, con una inversión de 2.500 millones de euros durante los próximos diez años.