El puerto de Algeciras busca herramientas tecnológicas para afrontar el crecimiento en el tráfico de contenedores.

El transporte marítimo sigue por detrás de otros sectores en lo que a automatización se refiere.

Pese a que el acceso a las nuevas tecnologías es cada vez más fácil y a que, día tras día, se incorporan novedades como es el caso de blockchain, la digitalización sigue siendo una asignatura pendiente en el sector logístico en general y en el transporte marítimo en particular.

En este sentido, en comparación con otras industrias, el transporte marítimo sigue muy por detrás en lo que a automatización y digitalización se refiere y, aunque se han hecho avances en esta dirección, todavía queda camino por recorrer.

En términos generales, todas la innovaciones plantean dudas en el sector, especialmente en lo que a su impacto se refiere, según refieren diversos estudios, como los publicados por Barclays y por Transport Intelligence.

Sin embargo, el camino hacia la digitalización en el transporte marítimo llevará su tiempo, a juicio de iContainers, ya que supone un cambio de tal magnitud sólo puede ser acometido desde dentro de la industria con ambición, experiencia y de manera progresiva.

A juicio del transitario, hacia 2025 todo estará digitalizado, tras un cambio lento y acompasado, centrado en gestionar la complejidad de unas cadenas de suministro en las que intervienen diferentes actores que interactúan en diferentes tramos del flujo y necesitan comunicarse a lo largo de distintas etapas del proceso. 

Por este motivo, iContainers ha ido introduciendo la digitalización de manera progresiva en sus procesos. Primero fueron los sistemas de cotización y reserva, para, una vez consolidados, pasar a la automatización de operaciones más complejas y llegar a tener los procesos de exportación FCL completamente automatizados, para reducir riesgos innecesarios, así como para ganar rapidez, eficiencia y precisión.