Korea Line está especializada en el transporte marítimo de graneles

El convenio entrará en vigor bajo ciertas condiciones cuando lo suscriban doce países.

Dinamarca ha suscrito recientemente el Convenio internacional sobre responsabilidad e indemnización de daños en relación con el transporte marítimo de sustancias nocivas y potencialmente peligrosas de 2010 y se convierte en el cuarto país de todo el mundo en adherirse a este instrumento internacional, junto con Canadá, Noruega y Turquía.

La Convención HNS establece “un sistema completo, uniforme y global de las reglas de responsabilidad que cubren los daños debidos a contaminación por sustancias nocivas y potencialmente peligrosas transportadas por los buques, así como los riesgos de incendio y explosión, incluyendo la pérdida de vidas, lesiones personales y la pérdida o el daño a las propiedades”, como refiere Anave.

En el caso de que se produzca un accidente cuya responsabilidad económica por estos daños supere la del armador, el fondo HNS, dotado por los cargadores de este tipo de mercancías, complementaría las indemnizaciones. Su aplicación es cada vez más necesaria, ya que el transporte de sustancias HNS es un mercado en expansión que representa una cuota significativa del transporte marítimo y se lleva a cabo en toda clase de buques.

Esta convención entrará en vigor 18 meses después de la fecha en que sea ratificado por al menos doce Estados, siempre que cuatro de ellos al menos muevan dos millones de toneladas cada uno y que, en el último año, se hayan recibido en la cuenta general una cantidad de mercancía no menor de 40 millones de toneladas de mercancías.

Este instrumento constituye una pieza más del régimen internacional de responsabilidad e indemnización por el transporte marítimo, que ya incluye los Convenios que hacen referencia a la contaminación por hidrocarburos como carga y como combustible, el de daños a pasajeros y sus equipajes y el de remoción de restos de naufragios.