furgoneta con dron DPD

El dron despega desde una plataforma segura instalada en una furgoneta.

Más allá de su explotación publicitaria, el uso de los drones sigue mostrando su potencialidad en usos concretos, como puede ser el reparto en zonas poco pobladas, como demuestran recientes experiencias que se llevan a cabo en todo el mundo.

En este último caso, DPD France ha obtenido los permisos administrativos pertinentes para explotar su segundo servicio de reparto de paquetería con estos aparatos de vuelo controlados a distancia en el sureste de Francia, entre las localidades de Fontanil-Cornillon y Mont-Saint-Martin.

Los servicios implican el reparto con un dron en un tiempo de vuelo autónomo de ocho minutos que despega con total seguridad de un dispositivo especial colocado en las furgonetas de la compañía y desarrollado por la francesa Atechsys.

El vuelo del dron se lleva a cabo de manera automática, aunque con supervisión del personal de DPD desde un aparcamiento de Fontanil-Cornillon y con destino a una terminal de entrega ubicada cerca del ayuntamiento de Mont-Saint-Martin, que cuenta con un compartimento aislado para la carga.

Una vez realizada la entrega, se notifica mediante SMS o correo electrónico al personal administrativo del consistorio para que recoja el envío.

Con el empleo de estos equipos autónomos, la compañía francesa evita que un repartidor tenga que recorrer 20 kilómetros entre ambos puntos por carreteras de montaña, gracias a que el dron puede salvar la cadena montañosa en un recorrido de tres kilómetros que realiza en ocho minutos.