Muelles en la margen derecha del puerto de Avilés

Muelles en la margen derecha del puerto de Avilés.

Los grupos ecologistas Coordinadora Ecologista de Asturias y Grupo Ornitología Mavea han criticado recientemente que el Gobierno haya autorizado los nuevos dragados del puerto de Avilés, así como el canal de acceso, sin estudio de impacto ambiental y sin atender las sugerencias que habían presentado en tiempo y forma.

A este respecto, cabe recordar que el jueves 5 de febrero se publicó en el BOE la resolución, de 30 de diciembre, sobre la evaluación de impacto ambiental del proyecto para la profundización del círculo de maniobra y canal de acceso a los muelles de la margen derecha en el puerto de Avilés.

El objeto de este proyecto es el incremento del calado hasta la cota -12,50 m en esta zona, con el fin de que puedan entrar en el puerto buques de de mayor calado.

Así, según señala el mismo documento, la zona del dragado afectará a una superficie de 364.045,73 m², mientras que el volumen de dragado calculado es de 325.084,76 m², estando compuesto en su mayoría por arena y fango.

Vertidos contaminados 

No obstante, según han señalado desde ambas organizaciones, estos compuestos están «contaminados» por los vertidos sufridos en la ría en las últimas décadas.

Además, añaden que estas operaciones se realizan en una zona que afecta directamente al Monumento Natural de la Charca de Zeluán y Ensenada de Llodero, al Monumento Natural de El Espartal, además de al Lugar de Interés Comunitario y a la Zona Especial Protección para las Aves el Cabo Busto-Luanco y al Área marina de Importancia para las Aves (IBA) del Cabo Peñas.

Por tanto, critican que «no se haya tenido en cuenta la afección que va suponer el vertido de los fangos y lodos del dragado contaminados, de acuerdo a la analítica realizada». Además, resaltan que las muestras recogidas afirman que se superaron los niveles de mercurio, cadmio y zinc.

Por todo ello, estos vertidos, tal como ha reconocido la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, «tienen un notable riesgo por su contaminación», por lo que tendrían un potencial impacto contaminante en las playas de Gozón dentro del entorno del Paisaje Protegido del Cabo Peñas, indican los ecologistas.