instalaciones-de-ddr-vessels-en-gijon

La lista actual incluye solamente instalaciones situadas en Europa.

Todos los buques que navegan bajo bandera comunitaria tendrán que utilizar una instalación para el reciclaje que cumpla con la normativa sobre reciclaje de buques de la Unión Europea, que entrará en vigor el 31 de diciembre de 2018.

La lista actual solamente incluye instalaciones situadas en Europa y suma una capacidad máxima de reciclaje de unas 300.000 toneladas de desplazamiento en vacío, lo que está lejos de los 2,5 millones a los que aspira la regulación, para la que tuvieron que ponerse de acuerdo el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y la Comisión Europea.

La Asociación Europea de Armadores, Ecsa, cree que estas cifras se ajustan más a las necesidades reales y recuerda que solamente cuando las instalaciones de países externos obtengan el reconocimiento de la Unión Europea y sean incluidas en la lista, habrá suficiente capacidad.

Desde la Asociación han intentado trasladar esta opinión a la Comisión Europea, incidiendo en que por el momento, las que aparecen en la lista no pueden responder a la demanda actual y solamente quedan seis meses antes de que la regulación entre en vigor.

En este sentido, no hay tiempo que perder, ni dentro ni fuera de la UE, y todas las que cumplan con la regulación deberían ser aceptadas inmediatamente. El lunes 18 de junio expertos de los Estados Miembros se han reunido en Bruselas para debatir sobre este asunto y Ecsa ha compartido su experiencia con los legisladores comunitarios sobre los grandes avances de las instalaciones de reciclaje indias.

Lo que más destaca es, sobre todo, su ambición por acabar logrando la aprobación para ser incluidas en las listas. Una herramienta clave en el proceso ha sido la cooperación técnica  y la monitorización de los procesos, independientemente de dónde se encuentre el punto de reciclaje.