A diferencia de la impresión de tiradas clásica, el proceso de impresión de libros digitales es muy flexible, pero presenta nuevos desafíos para la intralogística.

En este contexto, el mayorista alemán Libri y su filial BoD incorporarán el sistema de clasificación de bolsas OmniPick de TGW en el otoño de 2021, que permite acortar los plazos desde la producción de libros hasta la descarga en los correspondientes contenedores a solamente 20 minutos.

En la actualidad, el catálogo de BoD abarca más de cuatro millones de títulos digitalizados, que se imprimen y envían en un plazo de entre 24 y 48 horas. Sin embargo, para ello algunos libros tienen que transportarse desde sus instalaciones cerca de Hamburgo hasta las de Libri en Bad Hersfeld, a 400 kilómetros.

Para acelerar el proceso, están construyendo un nuevo centro de impresión a demanda en esta localidad, bajo el nombre de Plureos, con una oferta exclusiva para Europa.

Allí, se integrará la solución inteligente Omnipick, que aportará una gran flexibilidad, con unos bajos costes totales de propiedad, pudiendo producir los ejemplares y enviarlos a las librerías de la noche a la mañana. De este modo, no habrá diferencia de tiempo entre los libros almacenados y los de nueva impresión.

Los libros impresos se cogen del final de la línea de producción y se trasladan a una estación de carga, en la que se llenan las bolsas de manera automática con un libro cada una. En el siguiente paso, se trasladan a un almacén dinámico, que ofrece espacio para 19.000 bolsas.

Un sistema de preclasificación los agrupa primero por series antes de llevar a cabo la secuencia final en el clasificador principal. A continuación, son transportados a los puestos de embalaje y se vuelven a meter en sus correspondientes contenedores.