Tráfico rodado en el puerto de Calais

El transporte está preocupado por la falta de información existente sobre el régimen que regulará los transportes con el Reino Unido tras el Brexit.

Dos temas de gran interés para el transporte serán, entre otros, los principales focos de atención para la próxima reunión de carácter técnico que mantendrá en los próximos días el Comité Nacional de Transporte con la directora general de Transporte Terrestre, tras la primera celebrada la semana pasada y que sirvió para constatar una preocupante falta de avances, especialmente en lo relacionado con lo cambios que pide el sector en la Ley de Contrato de Transporte.

El primero de ellos es el Brexit, un asunto que, ante la más que posible negativa de la Cámara de los Comunes al acuerdo alcanzado por el Reino Unido y la Unión Europea, preocupa mucho a los transportistas de internacional que realizan servicios con Gran Bretaña.

Además, el sector también se queja de la falta de información oficial ante los diferentes escenarios que podrían abrirse con la salida del Reino Unido de la UE, con sus efectos sobre los trámites aduaneros y el tipo de autorizaciones que podría requerirse llegado el caso para el transporte bilateral, entre otros aspectos.

En este mismo sentido, el Comité espera que la Dirección General de Transporte Terrestre ofrezca información sobre el plan de contingencia que pretende adoptar la Administración central en el próximo encuentro de carácter técnico.

En segundo lugar, las asociaciones de transporte también están preocupadas por el oscurantismo que rodea a la reforma del ROTT, un proyecto legislativo estancado a la espera del dictamen del Consejo de Estado, que, por su parte, podría emitir su informe este mismo mes, algo que ha servido a Fomento para alegar que entregará el texto definitivo del Reglamento a las asociaciones cuando se conozcan las precisiones introducidas por el Consejo de Estado.