El Cabildo de Gran Canaria arremete contra la administracion por defender la gasificadora

El Cabildo de Gran Canaria arremete contra la Administración por defender la planta regasificadora.

En el seno del Cabildo de Gran Canaria no ha gustado que la Administración española alerte del «supuesto perjuicio» del rechazo del gas en Gran Canaria, «cuando lo cierto es que en España están cerrando las plantas de gas y pidiendo indemnizaciones millonarias porque las renovables son mucho más competitivas», señalan desde la administración local.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, se ha referido directamente al presidente de Puertos del Estado, José Llorca, al que acusa de «mentir descaradamente» al señalar que «si el archipiélago quiere ser base logística en el Atlántico medio debe pasarse al gas porque es el futuro del transporte marítimo».

A Llorca, “obstruccionistas del desarrollo del puerto de Las Palmas frenando inversiones e incentivos, le entra ahora un cariño inmenso por el puerto gran canario», ha señalado Morales, quien ha detallado desde el Cabildo las razones que le llevan a asegurar que el presidente de Puertos del Estado «miente para favorecer intereses empresariales que no corresponden al interés general»

«No es necesaria ninguna planta»

Según detallan desde el Cabildo, en primer lugar no es necesaria una regasificadora en la isla ya que las cargas y descargas de Gas Natural Licuado (GNL) se hacen en estado líquido (-160º aproximadamente, reduciendo su volumen +/- 600 veces respecto al gas no licuado), que es como lo requiere el barco para su consumo.

Por otro lado, cada puerto puede tener su base logística apoyada en barcos regasificadores autónomos para suministrar gas en altamar o en el propio puerto, según Morales, para quien esto demuestra que «no es necesaria, por tanto, ninguna planta».

A este respecto, el presidente del Cabildo asegura que el puerto de La Luz está preparado para abastecer gas licuado a los barcos que lo requieran como combustible, que se podrá reforzar esta infraestructura, y que «para dar este servicio no se requiere ninguna planta regasificadora», insiste.

Asimismo, desde Gran Canaria aseguran citando a «expertos» que, si los precios del gas y del crudo siguen referenciados, el fuel pesado seguirá siendo lo más usado y el uso del gas solo llegará en los próximos años al 5%, dado el alto coste para adaptar los barcos al gas y que los rendimientos de los motores solo para gas no están probados.