El alargamiento de las medidas de confinamiento de la población tomadas en España para evitar la expansión de la pandemia de coronavirus están permitiendo mantener un crecimiento sostenido del canaln on-line.

Este sentido, según Guillem Sanz, desde el pasado 21 de marzo y hasta el 7 de abril, las ventas de e-commerce han aumentado un 24%, frente al 55 % de crecimiento registrado en el periodo del 13 al 20 de marzo.

En las últimas semanas han crecido sobre todo categorías como el material escolar, con un 79%, y la jardinería, con un 78%, así como las manualidades, con un 36%, y el vino, con un 39%.

Por contra, retroceden la moda y el calzado un 35%, así como los artículos deportivos un 34%, debido, sobre todo, a la creciente falta de stock.

De igual manera, también se observa un incremento de los plazos de entrega en ciertos artículos, principalmente en los que no tienen la consideración de bienes de primera necesidad.

En este sentido, la disminución de la actividad industrial en muchos países, el cierre de fronteras y la saturación de las redes de transporte y logística están provocando que empiecen a escasear algunos productos no esenciales, pero que tienen una fuerte demanda entre los consumidores confinados en casa.

Consecuentemente, los plazos de entrega de algunos de estos productos se sitúan ya a principios de junio, pese al esfuerzo del sector para satisfacer la demanda, aunque, al ser un problema global, podría tardar tiempo en resolverse.