La facturación del comercio electrónico en España ha aumentado en el primer trimestre de 2020 un 11,6% interanual hasta alcanzar los 12.243 millones de euros, según los registros de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Por número de transacciones, en el primer trimestre de 2020 se han registrado más de 226 millones de transacciones, un 11,4% más que entre enero y marzo de 2019.

En ambos casos, pese a que se mantiene el crecimiento, los efectos de la crisis sanitaria se dejan sentir en las tasas porcentuales de ascenso, que son inferiores a las registradas en períodos anteriores.

En cuanto a la segmentación geográfica, las webs de comercio electrónico en España se han llevado el 49,2% de los ingresos en el primer trimestre de 2020, mientras que el 50,8% restante se corresponde con compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior, con lo que el saldo neto exterior arroja un déficit de 3.959 millones de euros.

Por número de transacciones, el 40,5% de las compraventas se registran en webs españolas y el 59,5% en webs del extranjero, de al modo que el volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior ha sido de 6.215 millones de euros, un 18,3% más que en el primer trimestre del año anterior.

Así mismo, las ventas desde webs españolas hacia el exterior han alcanzado una facturación trimestral de 2.256 millones de euros, un 3,6% más que en el primer trimestre del año anterior, mientras que los ingresos de comercio electrónico dentro de España han aumentado un 6,6% interanual, hasta alcanzar los 3.773 millones de euros.