Este pasado lunes 14 de julio, se ha celebrado un Comité General de Empresa Extraordinario de Renfe en el que CCOO ha planteado una propuesta sustentada en el empleo y en la creación de un plan de viabilidad para el futuro del Grupo Renfe, que no han sido tenidos en cuenta por la mayoría del comité, constituída por UGT y Semaf.

A consecuencia de ello, CCOO ha convocado una comisión de conflictos para exigir, en primer lugar, la contractualización de actividades que se desarrollan en Renfe y, a su vez, el rechazo a las externalizaciones.

Por otro lado, se ha reclamado «empleo» e «ingresos ya» para todos los colectivos de Renfe y se ha solicitado la «integración real», del personal de Ancho Métrico, anteriormente Feve. También se ha puesto sobre la mesa la cuestión de la movilidad y que se expongan «todas las vacantes» de la empresa. Y por último, se ha rechazado la «imposición» del desarrollo de la variable de fabricación y mantenimiento y se ha reivindicado la importancia del interventor y su función en los trenes.

Según el sindicato, su intención ha sido «debatir y posicionarnos ante la situación del grupo», y convocar «de unánime o con una mayoría del Comité General de Empresa», movilizaciones o acciones «adecuadas».

Así, han lanzado una propuesta al resto de organizaciones sindicales con el fin de que «nos posicionásemos como comité general» y que se acordasen acciones entre todos. No obstante, el resultado de dicha propuesta ha sido rechazada con siete votos en contra, de Semaf y UGT, tres abstenciones, de CGT y SF, y con tres votos a favor de CCOO.