La crisis sanitaria desatada hace poco más de un mes por el coronavirus ‘Covid-19’ se ha convertido en un asunto que requeire medidas de gestión críticas.

La progresión de los infectados ha obligado a las autoridades a ir tomando medidas de calado a medida que se van sucediendo los acontecimientos, en lo que se antoja un difícil equilibrio entre el menor impacto económico posible y la mayor seguridad sanitaria que pueda lograrse, al tiempo que se preserva la calma entre la población.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha afirmado este fin de semana que «antes del próximo Consejo de Ministros vamos a evaluar medidas extraordinarias que tengan que ver con el transporte«.

José Luis Ábalos se refería en estas declaraciones públicas realizadas en Valencia de manera fundamental al transporte de viajeros, pero tampoco puede descastarse que alguna de ellas esté relacionada también con el movimiento de mercancías en las zonas del país con mayor índice de impacto de la enfermedad, así como en las principales infraestructuras del país.

En este mismo sentido, el ministro de Transportes ha recalcado que «ya hemos dado algunas indicaciones para que se realicen los menos desplazamientos posibles en las zonas afectadas y vamos a ver si adoptados alguna otra medida, siempre con criterios de proporcionalidad y de acuerdo a la situación actual».