La crisis sanitaria está provocando un auge descomunal del comercio electrónico que supone de facto la consolidación de este canal en España, incluso en segmentos en los que hasta hace algo más de un mes tenía poca penetración.

Esta tendencia está provocando diversos movimientos de empresas que buscan de un modo u otro consolidar las ventas a través de este canal, en un momento en que la demanda se concentra en productos de primera necesidad.

En este sentido, El Corte Inglés ha visto cómo desde la instauración del estado de alarma ha tenido que cerrar gran parte de su superficie comercial para concentrar la actividad de venta en su red de supermercados Hipercor y en su canal de comercio electrónico.

Precisamente en este ámbito, la cadena viene reforzando su actividad de e-commerce e incluso está reordenando algunas de sus instalaciones.

En este contexto, el retailer español ha decidido reorientar de manera temporal el Bricor del municipio madrileño de Alcalá de Henares para dedicarlo a la actividad on-line, con el fin de reforzar la plataforma que tiene en el Centro de Transportes de Coslada para este mismo servicio enfocado al área metropolitana de Madrid.

Con esta reorientación, El Corte Inglés quiere mejorar el servicio de su canal on-line, que ha visto un fuerte aumento de su demanda, así como reducir los tiempos de espera para la recepción de pedidos.