La Terminal Marítima de Zaragoza, operada por tmZ Services, mantiene su línea de crecimiento pese a la crisis sanitaria. De hecho, se sitúa a la cabeza de las terminales intermodales interiores en España, tanto en términos de actividad como en capacidad de contenedores, alcanzando ya los 7.000 TEUs.

Al cierre del primer semestre, se ha registrado un incremento del 11% en los trenes operados, llegando a los 1.361, mientras que los movimientos ferroviarios han aumentado un 5% hasta los 72.331. En este sentido, la plataforma, que mueve unos 58 trenes semanales de media, continúa desarrollándose como hub ferroportuario, con conexiones con Burgos, Vitoria, Pamplona, Huesca, Valladolid y Madrid.

Además, la especialización alcanzada en el sector agroalimentario ha permitido aumentar las exportaciones, especialmente mediante contenedores ‘reefer‘, compensando la caída de las importaciones a consecuencia del descenso del consumo interno nacional.

En cuanto a la conectividad, la terminal ha sabido adaptarse al corte de la línea que la conecta con el puerto de Barcelona a través del ramal norte de Lérida, debido al temporal Dana.

Por otro lado, la operadora de la terminal, en la que participan APM Terminals y Hutchison Ports, está finalizando las obras de pavimentación de un área de 16.000 m², con una inversión cercana al millón de euros. Estará operativa este mismo verano y se destinará al almacenamiento de contenedores y la ampliación de la zona ‘reefer’.

La empresa cerró 2019 con 2.985 trenes operados, que suponen un 13% más, 93.060 contenedores ferroviarios, que representan un incremento del 11%, y 356.675 TEUs manipulados, un 10% más.