El crecimiento de la capacidad en el mercado mundial de transporte aéreo de mercancías, que aumenta la preferencia del cliente para soluciones de envío de bajo rendimiento, y una desaceleración de la economía industrial de EE.UU. han provocado que UPS registre unos ingresos y operaciones por debajo de las expectativas.

Así el grupo ha anunciado que el próximo martes publicará los resultados del segundo trimestre del año en el que las ganancias diluidas por acción alcanzan un valor de 1,13 dólares.

Además, la compañía ha experimentado cierta desaceleración en el crecimiento del volumen de paquetes en Estados Unidos y los cambios en las preferencias de los consumidores, entre otros factores.

En concreto, prevé que el beneficio por acción para 2013 se sitúe en un rango de entre 4,65 y 4,85 dólares, lo que supone un incremento de entre el 3% y el 7% respecto al ejercicio anterior, pero que empeora la anterior previsión de entre 4,80 y 5,06 dólares.

A pesar de las revisiones a la baja de las previsiones económicas, para el segundo semestre del año el grupo anticipa un sólido crecimiento del beneficio. La compañía está redefiniendo sus previsiones para el conjunto del año 2013, con el objetivo de obtener un crecimiento final en torno al 7%.