Deposito Franco de La Coruna

La superficie del depósito es de alrededor de 4.000 m² y cuenta con una zona de cámara de congelación para la conservación de productos refrigerados.

El Depósito Franco de La Coruña, ubicado en las instalaciones del puerto y constituido por el Ayuntamiento, la Diputación, la Cámara de Comercio y la Autoridad Portuaria, firmará durante septiembre varios acuerdos con diversas entidades para para poner este servicio a disposición de los empresarios coruñeses.

En concreto, las entidades firmantes son la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), la Asociación de Empresarios y Emprendedores de Galicia (ASCEGA), la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y la Escuela de Emprendedores de La Coruña. El objetivo de estos convenios es cooperar y difundir de manera conjunta las posibilidades que ofrece el Depósito Franco para el almacenamiento, manipulación o clasificación de todo tipo de mercancías, independientemente de su cantidad, origen, destino o naturaleza.

La oferta del Depósito Franco incluye la posibilidad de almacenar mercancías por un precio de alquiler competitivo y, al tratarse de una parte del territorio aduanero comunitario, se pueden recibir ventajas arancelarias y fiscales en los impuestos y gravámenes a los que están sometidas las mercancías, tanto de origen comunitario como no comunitario. También, con este acuerdo se ponen a disposición locales para la ubicación de oficinas de las empresas contratantes.

La superficie del depósito es de alrededor de 4.000 m², repartida en tres naves comunicadas interiormente y con acceso exterior en cada una de ellas. En una de las naves se incluye una superficie de cámaras de congelación para la conservación de productos que requieran refrigeración. Las instalaciones están ubicadas en la tercera línea del Muelle de San Diego, muy próximas a la glorieta de entrada al puerto de La Coruña, a la terminal de contenedores y al Punto de Inspección Fronteriza.

Las entidades firmantes de los convenios colaborarán en la promoción de este servicio, del que se pueden beneficiar tanto importadores y exportadores como empresas que gestionan cualquier tipo de mercancía para su distribución o necesitan almacenarla por un tiempo.

El espacio se puede alquilar tanto por metros cuadrados como por volumen de mercancía y se ofrecen también servicios de carga, descarga y custodia, eliminando costes indirectos de personal, mantenimiento o suministros.

Este acuerdo va destinado, en concreto, a pequeñas y medianas empresas que no cuentan con espacios propios de almacenamiento, para compañías que necesitan un punto logístico en el norte de Galicia o para emprendedores que están iniciando su actividad y necesitan espacios en los que almacenar su mercancía y gestionar su actividad.

Las mercancías pueden permanecer por tiempo ilimitado en el Depósito Franco, donde es posible también proceder a su manipulación, desde el reetiquetado hasta cualquier tipo de modificación para adecuarse a procesos como la puesta en conformidad en inspecciones, controles y homologaciones conforme a la normativa europea, en el caso de actividades de importación. Para ello, se ha habilitado un espacio de 65 m² en el que se pueden instalar mesas de trabajo y maquinaria.