El Depósito Franco de Bilbao dispone de 38.000 m² de superficie útil

El Consorcio del Depósito Franco de Bilbao, situado en el puerto de Bilbao, registra anualmente el tránsito de 400.000 toneladas de mercancías de diversos orígenes, en donde la mayoría de los cargamentos son materias primas como hierro, estaño o níquel, así como graneles oleaginosos.

Con una plantilla adscrita de 22 trabajadores y 38.000 m² de superficie útil, cuenta con un pabellón exento de columnas capaz de acoger en su interior un campo de fútbol.

En tales instalaciones, ofrece a las empresas que comercian con el exterior un servicio de custodia de mercancías al margen de aranceles e impuestos, lo que permite a dichas firmas comerciales apurar negocios o cerrar pagos antes de rendir cuentas con el fisco.

También ofrece a los propietarios un servicio de guarda de alta fiabilidad, ya que aplica sofisticadas medidas de vigilancia y seguridad.

El depósito ha conseguido la autorización para operar como Operador Económico Autorizado y ciertas mercancías que almacena cotizan en la bolsa de Londres de metales no férricos (London Metal Exchange).

La institución, de casi un siglo de antigüedad, cuya constitución data de 1919, está participada por la Autoridad Portuaria, la Cámara de Comercio de Bilbao y la Diputación. 

En 2002, sus oficinas se trasladaron desde el canal de Deusto, donde dejó paso a la sede de la ingeniería Idom, a su actual ubicación en el muelle Reina Victoria de Santurce.