Las combinaciones ‘dúotráiler’ de Guillén ya están circulando por las carreteras nacionales, donde están tratando de demostrar sus ventajas competitivas para el sector del transporte por carretera con el objetivo de convertirse en vehículos habituales en las carreteras españolas.

Estos conjuntos de 31,75 metros de longitud cuentan con una capacidad de carga autorizada de hasta 70 toneladas para los ensayos que se están realizando. Se trata de una solución que consigue reducir la carga por eje que se transmite a las carreteras en relación al conjunto más habitual de tractora con semirremolque semirremolque.

También permite reducir la distancia de seguridad entre los vehículos y el espacio de la carretera utilizado en el transporte, al necesitarse un menor número de camiones para el transporte de las mercancías. Esta configuración puede ser muy beneficiosa para el medio ambiente, pues es posible lograr una reducción de las emisiones por tonelada transportada.

La combinación de Guillén que se utiliza para los ensayos está formada por un semirremolque remolcador de lona corredera con cunas porta-bobinas, equipado con paragolpes abatible y un enganche de alta capacidad al que se acopla un dolly de dos ejes con rueda sencilla, equipado con una corona giratoria sobre la que se monta la quinta rueda en la que se engancha el semirremolque convencional.