El ejercicio 2018 finalizará con más de 1.200 millones de euros en inversión inmologística gracias al impulso del segmento del comercio electrónico. El sector logístico se ha convertido en el claro catalizador del mercado inmobiliario no residencial, manteniendo la tendencia de 2017, que continuará hasta 2020, según Área Asesores.

La principal prioridad, tanto para estos pequeños operadores como para los gigantes del e-commerce, es encontrar localizaciones próximas a infraestructuras intermodales y nudos de vías terrestres, así como a las grandes zonas urbanas.

Esto explica que Madrid y Barcelona sigan acaparando gran parte de las operaciones aunque la falta de espacio disponible está provocando que zonas como la Comunidad Valenciana o Aragón estén viviendo un importante auge.

Más proyectos llave en mano

La falta de oferta ha llevado a una mayor demanda de proyectos llave en mano, mientras que la escasez de espacio o en localizaciones céntricas y el aumento de las rentas continúan redirigiendo la demanda hacia la segunda o tercera corona de las grandes ciudades.

El mercado continúa dominado por los capitales privados, las socimis y las ‘family office‘ locales. Por su parte, los fondos de inversión, tanto nacionales como extranjeros, siguen ganando peso.

Las empresas logísticas buscan en la actualidad inmuebles que estén adaptados a sus necesidades, lo que está llevando a apostar por las nuevas tecnologías en las instalaciones de nueva construcción, además de realizar diseños optimizados con herramientas para el control, la automatización y la monitorización de las actividades.

Los edificios son cada vez más inteligentes e incorporan sistemas de gestión y administración integrada para un mejor control de su consumo energético y la reducción de la huella de carbono.