La logística sostiene nuestro estilo de vida y las actividades empresariales. Las mercancías físicas se desplazan en contenedores, son almacenadas, suministradas y usadas en un mercado globalizado. Pero la realidad indica que estas operaciones siguen teniendo un amplio margen de mejora de eficiencia y sostenibilidad desde un punto de vista económico, medioambiental y social.

Por ejemplo, a pesar de los esfuerzos llevados a cabo para mejorar las tecnologías de transporte, las emisiones de CO2 siguen creciendo. Los camiones y los contenedores parten en su mitad vacíos, y también frecuentemente vuelven vacíos o realizan rutas adicionales de regreso para recoger otros paquetes, lo que se traduce en recorridos suplementarios de hasta un 25% extra de trayecto.

Para afrontar este gran reto, la iniciativa international “Physical Internet» (Internet Físico) propone un nuevo sistema logístico eficiente y sostenible. Está basado en fomentar la interconectividad física, digital y operacional en la logística. Para ello utiliza la metáfora de Internet donde las mercancías físicas sean tratadas en una red de redes interconectadas para los objetos físicos.

Su objetivo es fomentar una logística universal interconectada, especialmente diseñada para compartir recursos, gracias sobre todo al uso de unidades de carga standard, la identificación en tiempo real y la planificación de rutas a través de infraestructuras abiertas.

Logística interconectada

En este contexto, Itene trabaja en el proyecto «Moduluscha», financiado por e VII Programa Marco de I+D+i de la Unión Europea. Se trata de la primera experiencia real donde se aplicará esta visión de Internet Físico en Europa, colaborando estrechamente con socios en Norteamérica y con los promotores de esta iniciativa.

Y lo hará en concreto en el sector de Gran Consumo, que ha sido seleccionado porque se enfrenta a retos en los que los requerimientos logísticos de los productos son altos, como la compra frecuente, la no durabilidad, el movimiento de grandes volúmenes, etcétera.

Nuevos servicios logísticos

Entre los resultados esperados, se encuentran el desarrollo de nuevos servicios de la cadena de suministro gracias a este nuevo concepto; el establecimiento de nuevas formas de colaboración en la cadena de suministro orientadas a ofrecer una alta calidad en el servicio al menor precio; y finalmente, la optimización de los procesos de transporte mejorando la capacidad de carga y reduciendo los viajes en vacío.

En este concepto de “Internet Físico”, no se trata directamente con mercancías sino con contenedores modulares que van acoplando los diferentes objetos y mercancías para optimizar el espacio, que sean ecológicos, inteligentes y estandarizados en todo el mundo.

Moduluscha establecerá una metodología fuerte y factible para desarrollar y evaluar soluciones para la logística interconectada en la cadena de suministro.

En detalle, este proyecto integra áreas de trabajo interrelacionadas, como son el desarrollo de una visión dirigida a satisfacer las necesidades de usuarios de Gran Consumo; el desarrollo de un conjunto de contenedores iso-modulares que permitan adaptar diferentes tamaños de carga; la creación de un sistema digital que controle dichas unidades; y finalmente el desarrollo de una plataforma logística interconectada que implique una reducción de costes y de las emisiones de CO2.

Los desarrollos del proyecto se demostrarán en dos proyectos piloto de soluciones logísticas interconectadas.

Los esfuerzos de Moduluscha llevarán al desarrollo de una hoja de ruta para conseguir un sistema logístico interconectado previsto para el 2030. Esta hoja de ruta marcará los cambios a seguir necesarios para desarrollar el sistema logístico de forma gradual, explotando los progresos en interconectividad digital, física y operacional, construido sobre las bases de los actuales agentes, bienes e infraestructuras.

El desarrollo del proyecto está coordinado por PTV Group en Alemania y cuenta con la participación de empresas como Procter&Gamble, Chep, Jan de Rijk Logistics o Poste Italiane; las Universidades de Graz, TU Berlin, Laval y Lausanne; los centros tecnológicos Ilim, Itene y Mines Paristech; y las consultoras Inception Consulting, Kirsen Global Security y  Meware SRL.